Archivo
Publicidad
Facebook



Olvidaste?
Calendario
septiembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
Publicidad

JOSE CARLOS DIEZ / GUARDO

El fin de semana ha sido eminentemente cultural en Guardo, una localidad que ha sabido transformarse de polo minero de la provincia en el principal atractivo cultural autonómico, por su continuo programa cultural de la mano del Ayuntamiento de Guardo y de la Agrupación Musical de Guardo (AMGu).

En esta ocasión se ha desarrollado parte del programa “Guardo es Cultura” que el Ayuntamiento ha preparado para este mes de agosto y en el que se encuadraron la “VIII Feria del Libro Villa de Guardo” y el espectáculo “Mil maneras de reír”, que sustituyó a otro previsto en la programación.

Durante toda la mañana del sábado la carpa de la Plaza de la Constitución se convirtió en una gigantesca librería donde todos los establecimientos del ramo se dieron cita para presentar las últimas novedades editoriales, así como para poner a la venta los libros de los autores locales y más cercanos, en ocasiones, los menos conocidos a pesar de la cercanía.

A media mañana se realizó un merecido homenaje al Grupo Literario Guardense, con la presencia de varios de sus miembros y en el que intervino su presidente, Jaime García Reyero, que agradeció este acto. Cabe recordar que el Grupo Literario es el promotor del Concurso Internacional de Cuentos de Guardo, que este año ha alcanzado su medio siglo de historia.

Finalmente, se produjo un encuentro con los autores Froilán de Lózar, Almudena Bustamante, Alejandro Polanco y Julián González, que debatieron y atendieron a sus seguidores.

Compartir

Integrante en su día del dúo Cruz y Raya, insiste en que disfruta con los espectáculos en lugares pequeños, por la cercania del público

JOSE CARLOS DIEZ / GUARDO

El humorista Juan Muñoz, excomponente del dúo Cruz y Raya junto a José Mota, salió al escenario de la Plaza del Ayuntamiento de Guardo, donde presentó su espectáculo “Mil maneras de reír” con Javier Traba y en el que interpretó a sus personajes más conocidos de la televisión, como el gitano Juan de Dios, que siempre iba acompañando a su “papa”.

Un espectáculo que duró algo más de una hora y que llenó en un primer momento la plaza con monólogos, canciones y chistes, pero que no caló en el público, que poco a poco fue abandonando los sitios que ocupaban, algo casi imposible de ver en la localidad.

¿Qué le parece traer un espectáculo que triunfa en Madrid en un pueblo como Guardo?

No sólo triunfa en Madrid, he paseado mi espectáculo por Miami, México, República Dominicana, Colombia y ahora vengo a Guardo. Soy español y mi país me tira mucho y el público. Estoy encantado.

¿Le gusta estar en municipios así pequeños?

Sí. El último bolo con Cruz y Raya, tuvimos 22.000 personas en un campo de fútbol en Pinto y yo me preguntaba qué hacíamos allí dos humoristas. Yo decía “viene la gente a vernos en la tele en su pueblo”. Empecé a querer hacer locales pequeños, porque lo disfrutas más. Para un humorista es mucho más entrañable tener el humor cerca y a las personas al lado tuyo.

¿Qué es lo que más le gusta del humor?

Reírme y hacer reír. Hay mucha gente que me consulta a través de mis redes sociales que quieren empezar qué consejos le daría. Lo más importante es que cada uno lo pase bien, si no lo pasas bien, los demás no lo van a pasar bien. Hay gente que se ha preparado, pero no vale. Hay otros, que nacen con ello, como Chiquito, que nunca lo habría imaginado ni se preparó para ello.

Hacer humor con temática gitana, ¿le ha ocasionado algún problema?

Nunca, hago humor de lo que veo en la calle. El cine lo puedes hacer de diferentes maneras, pero tienes que reflejar la realidad. Tengo personajes que son un morito, una señora con una bata que va a la tienda. No quiero ridiculizar, si no reflejar con sentido del humor lo que veo en mi barrio. ¡Me maten! (ríe)

¿Hay algo que le gustaría repetir o se arrepiente de algo de su carrera?

Me gustaría corregir cosas. Cuando eres joven te atreves con muchas cosas. Por poner un ejemplo, mi primera película, ¡Ja me maten!, hubiera cambiado muchas cosas y hubiera corregido otras, a pesar de que esté entre las 100 más taquilleras del cine español, pero cualquier ser humano, nos pasa al hacer un repaso de nuestra vida.

¿Abundarán las anécdotas divertidas…

Muchas y súper entrañables. Recuerdo en el año 2000, cuando el primer Operación Triunfo, a Florentino, el presidente del Real Madrid, se le ocurre montar espectáculos previos al fútbol para que la gente acuda antes al campo. Era una final de la Copa del Rey que jugaban el Depor y el Real Madrid. Vinieron todos los chavales de Operación Triunfo y lo más divertido fue que Miguel Gila contaba siempre que el Rey le había dicho “pero Gila a dónde te has dejado la boina” (con voz de Juan Carlos) y el le contestó “yo la boina la uso igual que usted la corona, para trabajar”.

Entonces yo dije que tenía que hacer algo equiparable a Gila. Estaban Café Quijano, nosotros y los de OT. Nos hacemos una foto José Mota y yo con Sofía y el emérito. Para mí Sofía sigue siendo Su Majestad la Reina, porque la Leti es la Leti, pero, en fin. Cuando se fueron poniendo en fila todos para que los fuera saludando, primero los más famosos, como Bisbal, Chenoa, Rosa, Bustamante y el quinto me puse yo. Me ve a mi y dice “coño, tú no eres de estos” y le contesto “ya lo sé, pero era por saludar, Majestad”.

Me puse el décimo y cuando me ve me dice “¿otra vez tú?” y le digo “si es que era por saludarle” y me volví a poner el último “¿Pero otra vez?” y le contesté “para un día que le veo, le voy a saludar para toda la vida”.

Para terminar, ¿le hubiera gustado que alguna vez le hubieran hecho alguna pregunta que no le hayan hecho a día de hoy?

Me gustaría que me hubieran preguntado cómo me siento, porque no todos los días me siento con ganas de hacer humor. Mi madre era el motor de mi vida y sé que me está ayudando desde el cielo. Pero me hubiera gustado que se hubieran preocupado por cómo, en un día malo, puedo salir a un escenario a hacer reír. Y la respuesta es porque somos profesionales.

Compartir

Dos reconocidos ‘influencers’, J. J. Foodie y Javi con Hambre, se retan en la localidad palentina de Guardo para acabar con una pizz de cinco kilos

JOSE CARLOS DIEZ / GUARDO

El ‘youtuber’ J. J. Foodie y el ‘instagramer’ Javi con Hambre se han dado cita en la pizzería El Italiano de Guardo, donde se enfrentaron a la ‘pizza larga’ más grande de España, hecha para sólo dos personas. Una pizza gigante que simbolizaba la bandera de Italia y que tenían que meterse entre pecho y espalda y que supondría un nuevo récord en nuestro país.

En la avenida de Asturias de Guardo, en la terraza del restaurante El Italiano, todo estaba preparado a las 13:30 horas para que estos dos conocidos comensales, comenzaran con su reto, ante la atenta mirada de decenas de guardenses, que no habían querido perderse la cita. La temperatura, bastante alta, no ayudaba a tener una digestión ligera, pero la sombra ayudó a que los dos retados pudieran encontrarse más cómodos.

Javier Ruano Rodríguez, conocido como Javi con Hambre, llegado desde Madrid y el gallego, José Javier Guillan Abilleira ‘J. J. Foodie’, que ha vivido en Guardo y Matamorisca, se conocieron gracias a los retos de comida que ambos llevan a cabo en sus redes sociales. Como J. J. Foodie ya conocía a Toni Speranza, propietario de El Italiano, «simplemente hablé con él y acordamos este reto».

Cinco kilos de ingredientes, el equivalente a doce pizzas normales, fue el menú que se encontraron sobre la mesa. Para ello, se habían preparado los días anteriores, ayunando, con el fin de llegar con el estómago vacío. «Hay que empezar tranquilo, porque como te pueda el ansia te puedes llenar muy rápido. Hay que comer con cabeza», explicaban ambos ‘influencers’, que al comenzar se mostraban convencidos de que pasarían de la mitad «aunque terminarla va a ser complicado».

Una pizza que emulaba la bandera italiana, con una parte roja hecha con ‘spianata’ romana, una especie de salami muy picante, una parte más blanca hecha con mozzarella fresca y la parte verde, de rúcula,

J. J. Foodie ya participó recientemente en Cervera de Pisuerga, junto con otro especialista en retos culinarios, en la ingesta del bocadillo más largo, de 1,5 metros. Pero en la prueba guardense, los dos devoradores no pudieron con la pizza completa y les quedó parte del tercio de rúcula.

«Estoy encantado de colaborar y de que me hayan elegido para este reto. Hay que recordar que J. J. Foodie comenzó aquí su carrera y ahora nos ha vuelto a elegir, algo que nos honra», explicaba Speranza, dueño del establecimiento. «Este tipo de actos nos cuestan, porque hay que eliminar parte de la terraza, pero es importante colaborar, porque ahora Guardo podrá salir en las redes de ambos comensales».

Pero además, Speranza confiaba en que podrían con casi toda la pizza porque «es muy difícil comer tanta, pero nuestra masa tiene 70 horas de fermentación, no tiene ningún tipo de grasa animal y es muy digerible», según aseguró antes del comienzo de la prueba.

Compartir

Numerosos vecinos de la comarca han disfrutado de los actos programados, que se han planteado siempre para su desarrollo al aire libre

JOSE CARLOS DIEZ / VELILLA

Velilla del Río Carrión ha disfrutado en estos últimos días de las fiestas de Nuestra Señora de Areños que tradicionalmente atraen a la localidad a centenares de personas y que este año lo han vuelto a hacer.

Así, actos como el Descenso Internacional del Carrión, volvió a ser un reclamo en la localidad, después de que haya habido bastantes regatas que han recuperado este año su celebración, pero con ausencias tan importantes en el calendario como el Descenso del Sella (Asturias).

Aunque si ha habido actividades que han llamado la atención de los velillenses, además de la música, han sido las celebradas el último día de fiestas, el de San Roque, en el que la gente se ha echado a la calle desde primera hora de la mañana.

A las 11:00 horas daba comienzo la cucaña. Diez intrépidos participantes se atrevían a desafiar al tronco que, situado sobre el pozo de la Hoya y engrasado, portaba dos pañuelos que se convertirían en jamones para aquellos que lograsen arrancarlos, además de al propio Río Carrión y a sus frías aguas que, si mal no venían por las elevadas temperaturas que han protagonizado las fiestas, sí que es igual de cierto que no son aptas para cualquiera.

Numeroso público llenó la pasarela y los campos aledaños para disfrutar de los planchazos que algunos de los jóvenes se pegaron intentando conseguir los pañuelos y que, finalmente, obtuvieron dos de los participantes, después de demostrar una unión entre ellos muy reseñable, animándose unos a otros.

Por la tarde, se celebró la exhibición de cetrería que, si bien estaba prevista en el Paseo de la Arboleda, fue trasladada al campo de fútbol a petición de los adiestradores con el fin de garantizar un vuelo seguro para las aves.

Durante la exhibición se produjo una curiosa anécdota y es que, explicaron que uno de los ejemplares de halcón peregrino que iba a participar en la exhibición estaba siendo adiestrado para enviarlo a Emiratos Árabes, donde son aficionados a la caza de la liebre del desierto con cetrería. El dato curioso es que, a diferencia de sus compañeros, el halcón no volvió y gracias a su baliza GPS pudo ser localizado a 920 metros del campo de fútbol.

Durante el tiempo que duró la búsqueda, el otro compañero continuó explicando todos los extremos de la cetrería y enseñando los animales al público, que disfrutó de las explicaciones del experto.

Finalmente, se disputó la prueba deportiva que más adeptos tiene en la localidad, la subida a la Cruz, en la que los participantes salieron de la Plaza Mayor hasta la cruz que corona la peña, volviendo a bajar por el pueblo y llegando a la meta en el mismo lugar que la salida.

Numeroso público animó a los corredores a lo largo del recorrido por las calles, alguno incluso en la ladera de la peña.

En esta prueba de proclamaron vendedores Iván Román (0:14:49), Marc Malé (0:14:55), un histórico vencedor de la prueba y Pablo Castro (0:15:19). En la categoría femenina, las tres primeras posiciones fueron para Silvia Lara (0:18:40), Julia Fernández (0:21:28) y Paula Pedrosa (0:21:41).

La anécdota en esta prueba llegó de la mano de un participante, que cruzó la meta con un bebé en brazos, haciéndole partícipe del fin de la prueba y de las fiestas, a las que puso el broche final “La Otra Banda” con música callejera por la calle Mayor de la localidad.

Compartir