Guardo

Guardo despide a Nazario Iglesias y Ángel Luis Castrillo

Nazario Iglesias b

Ángel Luís Castrillo b

El sindicalista de CC OO y el artesano de la forja tenían 79 y 56 años, respectivamente

JOSE CARLOS DIEZ / GUARDO

Guardo ha tenido que lamentar la pérdida de dos conocidos vecinos, Nazario Iglesias Ruiz, que falleció el día 16 a los 79 años, y Ángel Luís Castrillo, al día siguiente a los 56 años. Los dos serán recordados por su trayectoria sindical y artística, respectivamente.

Nazario Iglesias Ruiz nació en Basurto (Vizcaya) en 1936, en plena Guerra Civil, después de que sus padres, naturales de Vallejo de Orbó, tuvieran que emigrar por la ideología republicana de su padre. Cuando las cosas se calmaron, la familia regresó a Vallejo, donde permanecerían unos años, hasta el cierre de las minas. Sería entonces cuando Iglesias viniese a vivir a Guardo, en pleno auge de la minería en la zona, para trabajar como barrenista en una de las empresas con mayor proyección, Antracitas de Velilla.

Aquí fue donde comenzó su carrera sindical en Comisiones Obreras, una labor que siguió compaginando con el trabajo en el tajo hasta que le fue declarada una silicosis de segundo grado y fue destinado en la sierra, donde fue prejubilado con 52 años.

Pero su lucha no quedaba ahí, puesto que en el sindicato militó más de 25 años. Además, durante sus años de lucha sindical, también tuvo que ocupar el puesto de secretario general de CCOO en Guardo.

Fueron muchos los logros que todos los mineros consiguieron en esa época y cuyas negociaciones encabezó Iglesias, entre ellas varios convenios, además de conseguir dejar de trabajar los sábados o que las empresas facilitasen a sus trabajadores toallas y jabón. «Fueron los años de más lucha en la minería», asegura su hija Yobana. «Hasta Lalo, el alcalde de Velilla, que trabajaba en las oficinas de Antracitas, y que conocía muy bien a mi padre, nos decía el otro día en el tanatorio que lo bueno que tenía Nazario es que era muy dialogante», agrega su hija, que también indicaba que «estos últimos años se ponía negro con los casos de corrupción en los sindicatos». «Él ya decía hace años que las zonas de minas las iban a dejar morir, porque se destinaba mucho dinero, pero no se hacía una verdadera reconversión y no se creaba empleo», explica Yobana, que es una de las hijas, junto a Yanire, Carlos y Roberto.

La familia, que ahora se queda con su madre, la mujer de Nazario, Angelita Fernández, con quien había cumplido 53 años de casados, aseguran que se encuentran «tristes por la noticia, pero muy agradecidos por todas las muestras de cariño». «No nos hemos visto solos ni un segundos desde el miércoles por la mañana», apostilla.

Nazario Aguado fue teniente alcalde de Brañosera por el PSOE, consistorio que ha permanecido cerrado un día en señal de luto.

El día 17 falleció Ángel Luis Castrillo, ceramista y artesano de la forja, que creó en Tarilonte de la Peña el taller Alforja, según él decía, «como anhelo de hacer algo diferente, después de haber tenido contacto un artesano de la forja tradicional conmigo, que empezaba en la cerámica y venía del mundo de la soldadura». Lo especial de su trabajo eran los productos en sí, porque eran exclusivos, y su filosofía era hacer una pieza única y diferente, dirigida a clientes con un gusto especial.

Sus metas para el futuro eran seguir trabajando. Su ilusión era que el producto gustase y se reconociese la artesanía y la autenticidad.

Compartir